Infantil Masculino afronta sus propósitos de año nuevo.

2018 empieza en cuesta para los Infantiles de Dani Molina. Partidos trascendentales para el devenir del grupo se acercan y está siendo un año, como bien define su entrenador “como si estuviéramos subidos en una montaña rusa“.

La conformación tanto de plantilla como de cuerpo técnico es diferente y ambas piezas aún trabajan para encajar mejor consiguiendo una gran relación tanto dentro como fuera de pista. Lo que les falta a estos jugones es saber empastar la piña que forman en cuanto a juego: “Fuera del terreno de juego han sido una piña desde el primer dia y lo que ahora esperamos es que ese buen rollo que se respira en el vestuario quede plasmado en forma de buen juego en la cancha“.

Y en eso trabajan desde la vuelta a los entrenos tras Navidad. Con el año nuevo, se presentan propósitos nuevos y el de nuestro infantil es “subir el listón físico y mental porque se acercan partidos fundamentales para la consecución de los objetivos planteados a principio de temporada, y todos tenemos que poner de nuestra parte, entrenadores incluidos” puntualiza Dani.

Aún con la cabeza metida en los objetivos deportivos, tanto Dani Molina como Paula Centeno -su segunda en el Infantil- dejan claro que el principal objetivo sigue siendo “el aprendizaje de esos valores que el baloncesto te da, destacando el trabajo y la constancia; son niños y como tal, antes que nada deben comprender y asimilar algunas ‘reglas’ como que a base de trabajo se consiguen las cosas y que en este deporte nada llega sin esfuerzo, compañerismo y sacrificio“.

Así que, ilusionados y con mucha fuerza empiezan el año nuestros guerreros; conscientes de lo que queda por hacer y dispuestos a defender el escudo dejando el resto en el camino. ¡Ánimo espartanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *